El proceso de fabricación del hormigón

La fabricación del hormigón es una actividad que requiere de gran cuidado tanto en la buena elección de sus componentes como en su mezcla posterior. Es por esto por lo que solo ha de ser realizada por manos expertas y con la supervisión de especialistas en la materia.

El hormigón, al ser combinado con barras de acero, da origen a lo que hoy se conoce como hormigón armado , el cual revolucionó la industria de la construcción a mediados del siglo XIX, ya que presenta una gran resistencia a la tracción.

Fabricación del hormigón

¿Cómo es el proceso de fabricación del hormigón?

El hormigón es una mezcla dosificada de cemento, agua, arena y grava (a estos dos últimos componentes se les denomina áridos). Las proporciones de estos materiales dependen del diseño de la mezcla, el cual viene dado por el uso que se le dará, la resistencia y demás propiedades físicas requeridas.

A nivel industrial, la mezcla de los diferentes componentes necesarios para la elaboración del hormigón se realiza en plantas dosificadoras . Éstas, tal y como su nombre sugiere, vierten cada uno de los materiales primarios de acuerdo a las proporciones programadas para adaptarse a las exigencias del proyecto en cuestión.

La combinación de estos elementos puede llevarse a cabo tanto en amasadoras fijas como móviles . En las del primer tipo, las diferentes materias primas son pesadas en básculas para luego ser introducidas dentro de una amasadora. En ella, la mezcla se homogeniza para posteriormente ser vertida en camiones mezcladores que transportarán el hormigón al lugar donde se efectuará la obra.

En el segundo caso, tras pesar todas las materias primas, son vertidas directamente dentro del camión en cuyo interior (gracias al movimiento de rotación de las aspas), se realizará el proceso de homogenización de la mezcla.

Es importante señalar que, de acuerdo a las necesidades y diferentes requerimientos estipulados en el proyecto, así como a las condiciones imperantes en el sitio de trabajo, es posible añadir a la mezcla diversos tipos de aditivos.

En determinadas ocasiones, se necesita que el hormigón sea muy fluido para que pueda penetrar mejor en el encofrado y entre las barras de acero de refuerzo. Para conseguir este objetivo, se añade un aditivo fluidificante o plastificante.

Del mismo modo, si por las condiciones de trabajo se requiere que el proceso de fraguado sea más lento o, por el contrario, más rápido, a la mezcla se le agregará, según sea el caso, un aditivo retardador o uno de cualidades acelerantes.

En conclusión, la fabricación del hormigón, a fin de garantizar su máxima calidad y resistencia, está regida por normas muy claras y estrictas. En Grupo Núñez se enorgullecen de ser, en Cáceres y sus alrededores, sinónimo de excelencia.

Sin comentarios

Añadir un comentario