Usos del Hormigón

En la actualidad, los usos del hormigón son muchos y variados. Este material, tan utilizado y de primera necesidad en el sector de la construcción, sirve para diferentes obras y propósitos, por lo que se trata de un gran aliado.

Un material básico para cualquier proyecto

Uno de los usos más extendidos y conocidos del hormigón es como material de construcción para inmuebles de carácter residencial o comercial. Sirve para cimentar las estructuras iniciales de los edificios, ya sean casas pequeñas, altos edificios de muchas viviendas o gigantes centros comerciales. El hormigón otorgará gran estabilidad y seguridad a todo lo que se construya posteriormente sobre los pilares y los cimientos. Del mismo modo, este material también es utilizado en las partes altas de las edificaciones, tales como tejados o cubiertas. Su uso permite una excelente impermeabilización de los diferentes muros, ya sean de interior o exterior, para que el agua no entre durante las lluvias ni genere con el tiempo molestas goteras. Finalmente, es ideal para la construcción de las columnas y las vigas de cualquier tipo de estructura. Su durabilidad y resistencia ante el desgaste hacen de este compuesto algo básico para cualquier proyecto, sin el cual ni siquiera se podría empezar a construir.

Otro de los usos del hormigón más comunes es para evitar cualquier tipo de desprendimiento producido por corrimientos de tierra o adversidades climáticas. Así, esta mezcla de cemento, arena, grava y agua es de gran utilidad a la hora de asegurar las estructuras de barrancos, acequias, cunetas, canales o cualquier otra obra situada en exteriores.

También es, desde hace décadas, un elemento indispensable en la fabricación de todo género de estructuras de obra civil, tales como puentes, muros de contención o pilares para cualquier construcción que necesite bases fuertes y resistentes ante cualquier adversidad. El hormigón, en estos casos, permite que la estructura ofrezca unos níveles óptimos de perdurabilidad y seguridad. De igual forma, gracias a sus cualidades y garantías, se usa para la creación de carreteras o pistas de aterrizaje.

Además, es muy útil para reforzar cualquier obra antigua, ya que asegura con firmeza las estructuras desgastadas por el paso del tiempo. El hormigón hará que viejas construcciones como los túneles puedan seguir ofreciendo las mejores garantías de uso.

A niveles más pequeños, este componente sirve para crear suelos rectos en garajes, piscinas o cualquier otro espacio en el que se quiera permitir un paso fácil y accesible. Una vez acabada la obra, se puede dejar el hormigón visto o pavimentar por encima. También puede ser utilizado para fabricar elementos de decoración, como fuentes o maceteros.

Todas estas prestaciones y ventajas del uso del hormigón, lo convierten, por derecho propio, en uno de los materiales fundamentales para la construcción.

En Grupo Nuñez te ofrecemos hormigón de la mejor calidad par cualquier propósito que necesites, contacta con nosotros
 

Sin comentarios

Añadir un comentario